This article has 1 Comment

  1. Enhorabuena Jesús por tu valiente postura sobre los abominables ejercicios abdominales. Llevo más de 20 años diciéndolo y a los colegas les faltan y faltarán siempre investigaciones que demuestren que en un grupo de control y uno de abominables se ha logrado provocar protuberancias discales y hernias a un % significativo. Es curioso que haya pocos profesionales que digan esto en otros países y que seamos tan pioneros en cambiar paradigmas en este caso. Permite que añada que tal vez convendría analizar que tipo de entrenamiento precisa la faja abdominal (FA) y el suelo pélvico (SP) (tienen histologías parecidas). Las planchas que planteas y que ilustras en fotos, son realmente complejas de realizar correctamente. Revisa las fotos y verás que la postura, de un supuesto profesional, tiene mucho por corregir. Tal vez tener en cuenta que esta musculatura parietal precisa dos cosas para transmitir las fuerzas con eficacia y sin lesión: 1) Tono de base, no hipertonía 2) Co-sinergia, co-contracción, co-activación, bucle reflejo; que al hacer el esfuerzo se contraigan automáticamente como apunta Hodges, P. (2007). Postural and respiratory functions of the pelvic floor muscles. Neurourol Urodyn, 26(3), 362-371: “La actividad EMG de los músculos del SP, como un componente de la actividad postural anticipatoria pre-programado” Probablemente sea lo mismo para la FA. Ahora conviene buscar ejercicios físicos que mejoren o recobren esta co-sinergia. Estamos verificando que se logra con Low Pressure Fitness. Un abrazo y me tienes para lo que estimes pueda ser de tu ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.